miércoles, 29 de marzo de 2017

Conclusiones de la experiencia Harry Potter

El último capítulo lo hemos leído juntos en clase. Teníamos la opción de leerlo individualmente en casa, coincidiendo con un fin de semana, o todos juntos. La votación fue por mayoría absoluta, así que Dumbledore se puso su sombrero de leer, y todos disfrutamos de la última lectura.



Este libro nos deja muchas alegrías y grandes momentos juntos. Si se pudiera resumir en una sola palabra sería MOTIVACIÓN. con mayúsculas. Empezar el trimestre con una carta que llega a casa, ¡a nuestro nombre! da ganas de ir al cole a ver qué está pasando. Ver la clase convertida en una especie de castillo de la magia da ganas de no salir de ella. Compartir experiencias mágicas y divertidas con los compañeros da ganas de no separarnos nunca de nuestros amigos. Leer un libro con tantísimas aventuras da ganas de... ¡De leer la segunda parte! Y eso lo vamos a hacer en el tercer trimestre...

El objetivo planteado era fomentar el gusto por la lectura. Y eso se puede decir que se ha cumplido muy ampliamente. Lectura no solo individual, sino muchos con sus familias en casa, y con sus compañeros en clase. Siempre compartiendo las aventuras.



Pero además nos ha permitido VIVIR esas aventuras: nos hemos hecho nuestras varitas, nuestros cromos, nuestras pociones, nuestro quidditch, nuestra batalla de ajedrez, nuestra banda sonora, y nuestras propias aventuras en el pasillo prohibido!!!!









El aula está llena de decoración y detalles de Hogwarts. Y las casas de los alumnos encantadas con participar en esta escuela. Y esto aún no ha terminado...




martes, 28 de marzo de 2017

Carteles para la película Harry Potter

Acabamos el libro (cara triste) con una emoción increíble, y nos merecemos un colofón final. Hemos decidido ver la película basada en el libro todos juntos. Con ello vamos a comparar los personajes en nuestra imaginación con cómo se ven en la película. ¡No se puede acabar mejor esta lectura!



Para ello hemos pedido permiso al ayuntamiento del pueblo para proyectar la película en la Casa de la Cultura. Vamos a invitar a otras clases del cole (3º, 4º, 5º y 6º), y se nos ocurrió promocionarla con unos carteles.

Manos a la obra. Cada casa ha hecho un cartel con la información necesaria (día, hora y lugar para verla), con mucha imaginación. Las hemos colgado por los pasillos, mirad cómo nos han quedado:








martes, 21 de marzo de 2017

A través de la trampilla II: llaves voladoras

(Ha pasado un fin de semana desde que subimos al pasillo prohibido por primera vez, estamos totalmente entregados al libro y a la lectura)

Seguimos en el penúltimo capítulo, en el pasillo de la tercera planta, y nos acabamos de soltar de los Lazos del Diablo.

Al conseguir escapar de esa planta maliciosa, Harry, Ron y Hermione atraviesan un pasillo y llegan a una sala... ¡Llena de llaves voladoras! Tendrán que elegir la correcta para poder seguir.

Nosotros hemos convertido esta prueba en otra de orientación (con mapa) y con las pistas necesarias tenemos que saber las horas en un reloj de aguja: todo un desafío.

Hemos de conseguir 3 llaves para poder continuar. Cada una de ellas a través de un mapa del pasillo de la tercera planta.  Aquí foto de la segunda llave, con el plano para conseguir la 3ª y definitiva llave. Estaba escondido en un cajón de un aula.




Para saber dónde está cada llave exactamente, tenemos que guiarnos por la dirección que nos indican las manecillas de un reloj. La nota decía:

 La llave se encuentra  en esta aula; dibuja un reloj imaginario en la puerta de entrada poniendo las 12 menos cuarto; la aguja de los minutos te indica la dirección exacta.

Las otras dos pistas tenían unas horas distintas. Aunque era difícil... ¡lo hemos conseguido!


La última llave estaba en una clase llena de llavecitas colgando por el techo, ¡tal y como se describe en el libro! 



Aquí el vídeo de toda nuestra aventura.


domingo, 19 de marzo de 2017

A través de la trampilla I: Lazos del Diablo

Estamos ya en el penúltimo capítulo de Harry Potter, ¡qué rápido pasan las páginas cuando tenemos tantas aventuras!

Recapitulando, ya sabemos que había un perro de 3 cabezas que nos impedía el acceso al pasillo prohibido, donde tenemos que evitar que alguien robe la Piedra filosofal. Pero ya descubrimos cómo dormirlo: tocando una melodía. Una vez que lo conseguimos, comenzamos en clase (Dumbledore ahora resulta que quiere que leamos todos juntos en el aula) el penúltimo capítulo del libro: A través de la trampilla.

Este capítulo comienza con Harry, Ron y Hermione durmiendo a Fluffy y pasando por debajo de la trampilla que hay bajo él. Nada más saltar, caen en 'algo blandito'. Pero pronto descubren que no es un cojín precisamente: se trata de una planta llamada Lazos del Diablo, que rápidamente comienza a apretar y tratar de asfixiar a nuestros amigos. Menos mal que Hermione había estudiado mucho, y se acordó que a esa planta le gusta la oscuridad, así que utilizó un conjuro para crear unas llamas con su varita.

Nada más terminar esta parte del capítulo, Dumbledore se puso serio, nos miró, y nos dijo que era el momento de subir al pasillo prohibido. Teníamos algunas pruebas en forma de gymkana, con unas normas muy claras:

• Subir hasta la puerta del pasillo, y ponernos los antifaces. Entrar al pasillo y seguir todos juntos (subimos de grupo en grupo, es decir, de 4 en 4) una cuerda que nos llevaba hasta una mesa.



• En la mesa ya nos podríamos quitar el antifaz. Allí habría un acertijo matemático, que nos daría la pista clave.




• Tras resolver el acertijo, entrar en el aula más cercana, atravesar los Lazos del diablo, y sacar un papel del bote elegido (según el resultado del acertijo).


La aventura resultó genial. Muchos sustos, aprendimos a quitarnos el miedo, a trabajar en equipo, y seguimos viviendo un libro en primera persona. Eso que los profes ahora llaman 'gamificar'. Aquí tenéis un vídeo de todo lo que pasó en esta primera aventura en el pasillo prohibido:

martes, 14 de marzo de 2017

Segundo reto: tocar la melodía de la BSO de Harry Potter... ¡¡¡CONSEGUIDO!!!

Hace tiempo nos surgió el segundo reto , en el que se nos pedía conseguir tocar, todos juntos, la melodía de la BSO de la película de Harry Potter.
Este reto conllevaba, aunque los magos y brujas aún no lo sabían, poder dormir a nuestro perro Fluffy
para poder acceder al pasillo prohibido y vivir más aventuras.

Esta prueba superaba los conocimientos de Dumbledore, así que pedimos la ayuda de la profe de Música, Jéssica, que a partir de ese día la conocimos como profesora McGonagall.



Así pues los detalles técnicos no voy explicarlos aquí, sino que os remito a su blog: el blog de Redosi 
Aquí os enseño el resultado final de muchos ensayos y aprendizajes:

Orquesta de instrumentos de láminas en La menor; instrumentos utilizados: xilófonos, metalófonos y carrillones.



lunes, 13 de marzo de 2017

Tarea en plástica: creando a Fluffy, el perro de 3 cabezas de Hagrid.

Fluffy es el perro de 3 cabezas que guarda la trampilla que da acceso al pasillo prohibido y, por lo tanto, a la búsqueda de la Piedra filosofal. Ya conté que tenemos la "suerte" de que en nuestro cole la 3ª planta está cerrada y sin uso, debido a que ya no hay tantos peques como antaño en el pueblo. A nosotros nos viene genial para continuar con la magia del libro. Allí están a punto de suceder cosas increíbles... Si conseguimos dar esquinazo a Fluffy.


Para seguir dando realismo a nuestro mundo Hogwarts nada mejor que hacer nosotros mismos a Fluffy. Javi, o como lo conocemos aquí, el profesor de Artes oscuras, se puso manos a la obra. Con un tubo de cartón, papel de periódico, cinta de carrocero y la mezcla perfecta agua y cola, se consigue dar forma a la cabeza de perro. 



Cada casa se dispuso a hacer su cabeza, con lo que nos iban a salir 5 cabezas. Elegiríamos las 3 que más nos gustasen, y las otras 2 nos servirían para decorar el aula. 




Una vez hecha la forma de la cabeza, se hacen las orejas con cartón, y se pegan. Los dientes con papel de periódico, bien afilados, y también los pegamos con silicona. Con el perro hecho llega el momento de pintarlo. Lo más difícil han sido los ojos, el profe nos echó una mano... Y así ha quedado nuestro Fluffy.



Ahora está colocado en su sitio y cumpliendo su función: tapando la entrada al pasillo prohibido. A ver cómo conseguimos esquivarlo...





sábado, 4 de marzo de 2017

A través de la trampilla III: Ajedrez Cooperativo

El libro de Harry Potter es una historia de amistad. Harry, Hermione y Ron viven una serie de aventuras que van uniendo sus lazos de manera cada vez más estrecha. Cada uno tiene sus características y a Ron siempre lo leemos como alguien un poco patoso y torpe.
Pero, como cada uno de nosotros, tiene muchas cualidades que surgen cuando hacen falta.

Una de las pruebas finales que han de pasar para alcanzar la Piedra filosofal es una partida de ajedrez, algo más peligrosa que las de los muggles. El encargado de jugarla es Ron, el que más habilidad tiene con este juego.
 Nosotros no queríamos perder esta partida, así que llevamos unas cuantas sesiones entrenando, al menos 2 sesiones de 30 minutos semanales.

Una brujita ha traído este ajedrez hecho con goma eva, y lo hemos puesto en el techo.


Para hacerlo más entretenido hemos creado una batalla de casas. Los miembros de cada casa sabían que debían enseñar todas sus estrategias y artimañas para que sus compañeros pudieran vencer a las  otras casas. En algunos casos han tenido que empezar por lo más básico: aprender a jugar. Al final, sin ayuda de Dumbledore, han aprendido todos las normas del juego y los movimientos de cada ficha.



Una vez que todos estaban preparados, hicimos 4 liguillas (estamos ya en el capítulo 15 del libro). Cada casa colocaba a sus miembros en orden según su sapiencia ajedrecística. Así tenemos en cada liga un jugador de casa, con niveles más o menos similares. Dentro de cada liguilla todos juegan contra todos, en partidas de 20 minutos (con árbitros) y ganando 3 puntos por partida, y 1 por tablas.

La premisa de esta batalla estaba clara: divertirnos jugando  al ajedrez. Si perdemos una partida no pasa nada, aprendemos jugadas para la próxima y mejoramos con cada derrota.